• FOTO-JOVENES.jpg
Valora este artículo
(3 votos)

LA ADORACIÓN:

La adoración a Dios implica mucho más que alabarle. Es un encuentro profundo con el Señor, con su Persona Divina.
A través de este encuentro personal podemos palpar Quién es Èl y tomamos conciencia de quiénes somos nosotros,
junto a Èl.

LA ALABANZA:

La alabanza a Dios es, principalmente, un acto de gratitud por todo lo que Dios hace,
pero más aún, porque Èl es digno de ella. Alabar a Dios implica un acto de reconocimiento de su grandeza y señorío,
así como de lo excelso, único, admirable y grandioso que es Èl.

"EL ADORAR A DIOS E LA MEJOR DECISION QUE COMO JOVENES PODEMOS TOMAR"

RECURSOS

fotos
2016-02-19